Gestión de energía según la norma ISO 50001

Actualmente, las empresas se enfrentan al reto de reducir su consumo energético y el coste de la energía para seguir siendo económicamente rentables. Desde el punto de vista legal, se han introducido numerosos cambios en los últimos años. Además, los aspectos de la protección del clima y la sostenibilidad son cada vez más importantes para la sociedad. Esta tendencia también se vislumbra para el futuro – la protección del medio ambiente y la sostenibilidad estarán mucho más presentes a largo plazo.
La implantación de un sistema de gestión de energía le ayuda a responder a la creciente presión de los gobiernos y la sociedad, y a actuar de forma sostenible y con visión de futuro.

Ir a la página de productos
Hombre presentando el ciclo PDCA ISO 50001
Bloc de notas con la inscripción Energy y Management

¿Qué es la gestión de energía según la norma ISO 50001?

El término gestión de energía se compone de las palabras "energía" y "gestión". Gestión hace referencia a dirigir y controlar los procesos operativos para alcanzar los objetivos de la empresa. Esto incluye también la aplicación de la política de la empresa relativa a la mejora del rendimiento energético, es decir, el rendimiento relacionado con la energía. En este contexto, el término "rendimiento relacionado con la energía" se refiere a los tres parámetros siguientes: consumo de energía, eficiencia energética y uso de la energía. Este último significa, p. ej., cambiar de energía convencional a energía renovable, es decir, un cambio de la energía utilizada.

¿Cuáles son los objetivos y beneficios de la gestión de energía?

Un hombre sostiene en su mano tres dados con iconos y la inscripción "Compliance"
Representación de la reducción de costes mediante dinero en efectivo
De la mano de la naturaleza: mano humana y mano verde con hojas
Un hombre sostiene en su mano tres dados con iconos y la inscripción "Compliance"

Como empresa, puede beneficiarse de subvenciones oficiales, bonificaciones y desgravaciones fiscales demostrando que cuenta con un sistema de gestión de energía certificado.

Representación de la reducción de costes mediante dinero en efectivo

Reduzca sus costes mediante la reducción continua y específica del consumo de energía, la mejora de la eficiencia energética y los cambios en el uso de la energía con la ayuda del ciclo PDCA (Plan, Do, Check, Act), en el marco de la gestión energética.

De la mano de la naturaleza: mano humana y mano verde con hojas

Dé los primeros pasos hacia una forma más sostenible de hacer negocios para contribuir activamente a la protección del clima. De este modo, también promoverá su imagen corporativa.

¿Cómo funciona la gestión de energía según la norma ISO 50001? ¿Y qué es el ciclo PDCA?

La base de todos los sistemas de gestión modernos es el ciclo PDCA. PDCA hace referencia a las distintas fases del enfoque iterativo y sistemático: planificar, hacer, comprobar y actuar (Plan, Do, Check, Act).

La fase de planificación (fase "Plan")

El elemento central de la fase de planificación (fase "Plan") es la identificación del área con el uso de energía más significativo, las llamadas áreas Significant Energy Use (SEU, áreas de uso significativo de energía). Esto se basa en un consumo de energía considerable o en un alto potencial de mejora del rendimiento energético.

Aquí, por ejemplo, puede preguntarse por su propio consumo de energía, por el posible despilfarro energético y por la eficiencia de las distintas instalaciones y redes de instalaciones. La consideración de las actividades y los procesos de la práctica operativa también forman parte de este punto.

Para la evaluación cuantificable de cada una de las SEU, se definen los Energy Performance Indicators (EnPI, indicadores de rendimiento energético) y se determina la respectiva Energy Baseline (EnB, línea base energética) asociada como valores de referencia.

Ciclo PDCA: planificar, hacer, comprobar, actuar (Plan, Do, Check, Act)

Fase de ejecución (fase "Do")

A partir del registro del estado actual y de su análisis interno se desarrollan medidas para optimizar el uso de la energía y eliminar las ineficiencias.

A continuación, se aplican las medidas previstas en la empresa durante la fase de ejecución (fase "Do").

Fase de comprobación (fase "Check")

En la fase de comprobación (fase "Check"), hay que verificar si las medidas llevadas a cabo han conducido realmente al resultado previsto. Para ello, se utilizan los EnPIs definidos en comparación con los EnBs y el objetivo energético establecido.

Si la comprobación revela que no se ha alcanzado el objetivo previsto, tendrán que definirse medidas correctoras adecuadas.

Fase de actuación (fase "Act")

Estas medidas correctoras se llevan a cabo en la fase de actuación (fase "Act") para alcanzar los objetivos originales, si aún fueran alcanzables. De este modo, se consiguen los objetivos energéticos fijados para mejorar el rendimiento energético.

Después de esta fase, el ciclo vuelve a empezar, lo que supone una mejora reiterativa y continua del rendimiento energético y, por tanto, una economía más sostenible.

Formas de energía representadas en un ciclo verde alrededor de una bola del mundo

¿Qué formas de energía se consideran en el marco de la gestión de energía?

Este proceso se lleva a cabo con todos los recursos energéticos que son esenciales en su empresa. Tanto con los que compra como con los que produce usted mismo.

En la mayoría de los casos, esto se refiere a la energía eléctrica que usted adquiere, por ejemplo, como una mezcla de electricidad externa, pero también a la energía que usted genera, por ejemplo, a través de sus propias instalaciones de producción, como instalaciones fotovoltaicas o plantas de cogeneración.

También se incluye aquí la energía térmica para la calefacción y la refrigeración, p. ej., de los sistemas convencionales de calefacción de edificios y de los sistemas de aire acondicionado, así como de las plantas de cogeneración o del vapor como medio de calor de proceso. En algunas empresas, esto incluye también la generación de energía neumática en forma de aire comprimido mediante compresores.

En la medida en que convierta un recurso energético comprado en otra forma de energía, la eficiencia y la eficacia de la conversión también son relevantes. Como, por ejemplo, cuando se utiliza la energía eléctrica para generar aire comprimido y, por tanto, energía neumática con un compresor.

¿Qué son los indicadores de rendimiento energético, su referencia energética y los objetivos energéticos en consecuencia?

Esquema: Indicadores de rendimiento energético y su línea base energética

El término Key Performance Indicator (KPI, indicador clave de rendimiento) tiene su origen en la administración de empresas. Los indicadores clave de rendimiento pueden utilizarse para cuantificar diversos factores decisivos para el éxito de una empresa. 

Esto también se aplica en el ámbito de la gestión de la energía en forma de Energy Performance Indicators (EnPI, indicadores de rendimiento energético), que le sirven para medir, monitorizar, analizar y evaluar el rendimiento relacionado con la energía en la empresa. El indicador de rendimiento energético es la medida del rendimiento relacionado con la energía. Se trata de una cantidad relativa, en la que, p. ej., a nivel de máquina, se establece la energía eléctrica absoluta consumida por la máquina en relación con el número de unidades producidas, para obtener así el consumo específico de energía.

La Energy Baseline (EnB, línea base energética), por su parte, es un valor de referencia cuantitativo en un periodo de tiempo determinado como base para comparar el rendimiento energético. Por ejemplo, se ha registrado el consumo específico de energía de una máquina antigua durante un periodo de tiempo determinado, que tiene en cuenta las fluctuaciones estacionales, entre otras cosas.

Para controlar el éxito de las medidas adoptadas, compare el valor actual en el momento de la notificación con la línea base energética del indicador de rendimiento energético y el objetivo energético previamente definido. Como medida, p. ej., ha sustituido la máquina antigua por otra más eficiente y moderna. Con el mismo número de unidades producidas que en el periodo de referencia, ahora se puede comprobar si la reducción de la energía específica mediante la medida de eficiencia ha sido un éxito.

Por otro lado, la evaluación comparativa consiste básicamente en comparar instalaciones, máquinas, procesos, etc., similares entre sí utilizando indicadores de rendimiento energético. Dado el caso, puede obtener conocimientos para derivar medidas de optimización destinadas al aumento de la eficiencia energética en la empresa. Las mejoras pueden lograrse a corto plazo sobre la base de los casos de mejores prácticas identificados o, a medio y largo plazo, mediante un proceso de aprendizaje continuo dentro de la empresa.