SFB Technology

Fuentes de alimentación QUINT POWER con SFB Technology

Para garantizar la disponibilidad de su instalación, son particularmente aptas nuestras potentes fuentes de alimentación QUINT POWER con SFB Technology.

Gracias a la SFB Technology dispara los interruptores automáticos estándar de forma selectiva mientras que los consumidores conectados en paralelo siguen funcionando sin interrupciones.

Más información
SFB Technology

Protección selectiva de instalaciones

Para lograr la máxima disponibilidad de la planta, los fusibles automáticos estándar deben accionarse magnéticamente, de modo que se desconecten de forma selectiva los flujos de corriente con errores. Las fuentes de alimentación y los convertidores DC/DC con SFB Technology (Selective Fuse Breaking) proporcionan para ello momentáneamente varias veces su corriente nominal y facilitan así la reserva de corriente necesaria.

QUINT POWER con SFB Technology

QUINT POWER con SFB Technology

Protección económica con interruptores automáticos

Por lo general, de forma paralela al sistema de control están conectados a una fuente de alimentación otros consumidores, como sensores o actuadores. Para minimizar los tiempos de inactividad debe protegerse individualmente cada uno de estos flujos de corriente. De esta forma, si se produce un cortocircuito, solo se desconecta el flujo defectuoso de la fuente de alimentación y los otros consumidores siguen trabajando sin interrupción. Actualmente, los fusibles automáticos usuales en el mercado son la solución más económica para proteger un circuito eléctrico. Estos pueden dispararse electromagnética o térmicamente mediante un bimetal. Para el disparo en pocos milisegundos, de todos modos el electroimán integrado precisa una corriente claramente más elevada que la corriente nominal del interruptor de potencia.

Característica de los interruptores automáticos

Característica de los interruptores automáticos

Característica de los interruptores automáticos

Normalmente, las corrientes de cortocircuito necesarias para el disparo electromagnético las indican los fabricantes para corriente alterna (AC). Por este motivo, los usuarios deben tener en cuenta que los valores DC se hallan más elevados multiplicados por un factor de hasta 1,5.

Los interruptores automáticos están disponibles en diferentes características de disparo, no obstante, en el entorno industrial se utilizan la mayoría de las veces interruptores con característica B- o C. Para disparar el interruptor, en la característica B se necesitan las siguientes corrientes:

  • Aplicaciones AC: tres a cinco veces la corriente nominal
  • Aplicaciones DC: tres a siete veces y media la corriente nominal

Para dispararse en unos pocos milisegundos, para un interruptor de 25 A de la característica B son necesarios 187,5 A en las condiciones más desfavorables. Para interruptores con la característica C se necesitan las siguientes corrientes:

  • Aplicaciones AC: cinco a diez veces la corriente nominal
  • Aplicaciones DC: cinco a quince veces la corriente nominal
Impulso SFB

Impulso SFB

La SFB Technology evita caídas de tensión

En caso de fallo, los largos trazados de cable limitan la corriente de disparo requerida. Con ello, se puede retrasar o incluso impedir el disparo del interruptor automático. Si las fuentes de alimentación proporcionan una reserva de energía más baja, esta facilita un disparo térmico que dura varios segundos o minutos. En este caso, la localización de fallos se desarrolla de manera sencilla, ya que debe verse qué interruptor de potencia se ha disparado. Sin embargo, en este lapso de tiempo ya ha caído la tensión de 24 V DC de la fuente de alimentación y el sistema de control ha fallado.

En el peor de los casos, la fuente de alimentación suministra una corriente baja o solo una reserva de corriente momentánea de unos pocos segundos para que el fusible no se dispare. En este caso, la localización de fallos requiere mucho tiempo y muchos costes. Por eso, los equipos de la serie QUINT proporcionan con la SFB Technology hasta 6 veces la corriente nominal. Con este impulso los interruptores de potencia se disparan magnéticamente en unos pocos milisegundos.

Tabla de planificación SFB

Tabla de planificación SFB

Longitud de línea y sección de cable

Si un interruptor de potencia se dispara con la suficiente rapidez también depende de la longitud y la sección de la línea a través del cual se conecta un consumidor. En este caso, no solo es decisiva la corriente elevada que puede suministrar la fuente de alimentación. Solo si la impedancia del flujo de corriente defectuoso es suficientemente baja, la corriente elevada también podrá fluir en el cortocircuito y disparar magnéticamente el interruptor de potencia.

Para saber qué fuente de alimentación con qué longitud de línea y sección se adapta a su aplicación, consulte nuestra tabla de planificación.

Caso de ejemplo SFB Technology

  • Una fuente de alimentación (24 V/20 A) abastece un sistema de control y tres cargas más.
  • Cada flujo de corriente está protegido mediante un interruptor automático (6 A con característica B).
  • Los flujos de corriente constan de cables de cobre de 25 m de largo (sección 2,5 mm2)

Si en este ejemplo se produce un cortocircuito, la fuente de alimentación de 20 A suministra momentáneamente 6 veces la corriente nominal a través de la SFB Technology, es decir, máx. 120 A. En cualquier caso, el interruptor de potencia se dispara con 10 veces la corriente asignada en el campo magnético de su curva característica en el plazo de 3 a 5 ms.

Los otros consumidores siguen funcionando, el sistema de control se alimenta de forma continua con 24 V DC y sigue en servicio sin interrupciones a pesar del cortocircuito.

Caso de ejemplo SFB Technology

Caso de ejemplo SFB Technology

Interruptores para protección de equipos

En la familia de los interruptores de potencia magnetotérmicos de Phoenix Contact se utiliza por primera vez la curva característica SFB.
Esta característica de disparo se ha desarrollado especialmente para su uso con fuentes de alimentación que trabajan sobre la base de la SFB Technology. La combinación de estos dos equipos proporciona un disparo particularmente fiable en caso de fallo, incluso con cables largos entre la fuente de alimentación y el equipo terminal. La curva característica SFB se basa en la característica C, pero en cuanto a la tolerancia se reduce considerablemente. De este modo, el interruptor de potencia alcanza más rápidamente su corriente de disparo y con ello se desconecta antes. Esto limita la corriente de cortocircuito y disminuye la carga para los cables y equipos conectados.